Cuando la batería de un móvil explota: Samsung explica el caso Note 7

Las causas de las explosiones del Samsung Note 7: proveedor “B”

En cuanto al segundo proveedor de baterías para los Note 7, el estudio también ha detectado fallos, pero en este caso con dos posibles orígenes: en cuanto a la calidad de fabricación, y por el propio diseño de la batería. Unos y otros han causado incendios que se han iniciado en puntos diferentes de las baterías analizadas, tanto las que se habían incendiado como de aquellas en buen estado que se sometieron a pruebas y terminaron fallando.

Respecto de la fabricación, se han detectado diversos tipos de fallos: primero, una inexplicable ausencia de cinta aislante en el exterior de la batería para asegurar una buena protección del electrodo exterior. Segundo, puntos de soldadura en los electrodos demasiado marcados, de forma que podían causar daños en el separador aislante interno en caso de presión o movimiento físico (como la propia expansión de la batería la cargarse y calentarse). Tercero y último problema de fabricación, mala alineación de electrodos y cinta aislante en algunas unidades que también podían provocar un cortocircuito externo.

Samsung explica el caso Note 7

Hasta ahí, fallos detectados en la fabricación, pero hay más como decíamos, relativos al diseño de las propias baterías de este proveedor: como en el caso del fabricante “A”, se usó un separador interno muy delgado y demasiado frágil de cara a resistir después a largo plazo. Y, también como en el caso anterior, la gran densidad energética exacerbó cualquier problema de aislamiento.

Cómo ocurrieron las explosiones con estas baterías es parecido al caso anterior, pero se suman más casos en los que el cortocircuito se provocó a nivel de los electrodos externos, mal aislados. Y, como en el caso anterior, habrá que investigar por qué algunas esquinas quedaban marcadas o dobladas en algunos casos.

Si el problema fueron las baterías… ¿puede volver a pasar?

El informe de Samsung añade a lo que te hemos contado varios análisis de cómo se transportan las baterías de las fábricas a donde se producen los terminales, cómo se montan en los móviles, y también de cómo responde el circuito de carga interno que no envía excesiva corriente ni voltaje por encima de lo que toleran las baterías ni siquiera usando fuentes externas defectuosas. Es decir, que la parte “nativa” de Samsung (el dispositivo en sí) está libre de sospecha.

De alguna forma, el informe en el fondo lo que hace es exculpar a Samsung del problema: sí, fue su Note 7 el que explotaba, pero realmente el terminal era tan víctima de la batería que llevaba dentro, como el propio cliente que sufría el accidente. De hecho y según esto, aunque no lo dicen y suponemos que por cuestiones de mercado no es viable (mala publicidad previa), técnicamente Samsung podría perfectamente recuperar los Note 7 y volver a comercializarlos con otras baterías que no tuvieran esos fallos.

Samsung explica el caso Note 7

Ahora bien, salta la pregunta: si esos dos fabricantes, en principio reconocidos por la propia Samsung como lo bastante competitivos y competentes como para proveerles de un componente tan crítico para un móvil de alta gama como era el Note 7, ¿no puede pasar esto con cualquier móvil? Todos buscan baterías más capaces, y si para ello usan separadores (el aislante interno) más delgados, la fragilidad puede aparecer igual que lo ha hecho en este caso… y las explosiones será lo siguiente que saldrá en las noticias.

Incluso podría comprometer la seguridad en determinados usos: si el mes que viene empiezan a incendiarse algunos modelos de otro móvil nuevo, y en semanas otra marca, la alerta va a provocar por ejemplo que en un avión no nos dejen embarcar con ese tipo de móviles: ya ocurrió esto con los Note 7. Es, por tanto, algo que los fabricantes deben tomar muy en serio porque no sólo podría afectar a las ventas de un determinado producto, o la cotización en bolsa de la compañía, sino al mercado global de terminales.

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter:

Deja un comentario