Japón quiere construir un coche volador para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 ¿Quién mejor que la ciudad del futuro para inaugurar los Juegos Olímpicos con el auto más parecido a un avión que has visto nunca?

Japón tiene mucho que aportar hasta cuando se trata de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. No es que todo el mundo esté esperando con ansias para ver la sede olímpica y que nuestros colegas nipones nos enseñen los mejores aspectos de su cultura, sino que además estamos seguros que es el mejor escenario para mostrar la habilidad y simpatía de su nación  (basta con ver la ceremonia de apertura de China durante los Juegos Olímpicos de Pekín 2008).

Pero Japón quiere ir más allá con la construcción de un coche volador para encender la antorcha olímpica.

SkyDrive (el vehículo en cuestión) se encuentra en la etapa de diseño y se hará realidad gracias al grupo japonés Cart!vator. Actualmente está siendo probado en una escuela de ingeniería propiedad de Toyota. Todo parece indicar que el coche tendrá unas medidas de 3,5 metros de largo y 1,3 de ancho. Estará equipado con tres ruedas, un motor y cuatro rotores que le permitirán volar sobre el suelo a una distancia de 10 metros y circular a una velocidad máxima de 100 kilómetros por hora.

Sin embargo, los planes de Cart!vator para el SkyDrive van más allá de los Juegos Olímpicos de Tokio, y es que su creador, Tsubasa Nakamura, tiene la esperanza de hacer llegar su coche volador al gran público para crear “una nueva era en la que todo el mundo podrá volar libremente”.

MIRA TAMBIÉN  TomTom Spark 3: un reloj de fitness para todos

Ya pudimos ver un prototipo del SkyDrive en la Maker Faire Tokyo de 2014, aunque era solo una quinta parte del tamaño original. Ahora, el reto de Cart!vator será ingeniárselas para elevar un vehículo mucho más pesado y en el que podrá ir un pasajero.

Aún así, el equipo cree que, con la suficiente innovación tecnológica en el rendimiento de la batería, su producto podría llegar a ser viable de forma comercial. Dicho esto, Cart!vator cree que solo necesitará 30 millones de yenes (264.000 euros) para crear un dispositivo a escala real y poder realizar así el primer vuelo de prueba tripulado.

Se lleve o no adelante este proyecto, con solo haber visto al Primer Ministro japonés, Shinzō Abe, vestido como Mario Bros, la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 serán, sin duda, una experiencia tan imperdible como interesante.

 

Deja un comentario