Cómo la tecnología ha cambiado (y cambiará) el fútbol

El tiempo hace que todo parezca normal. Pero hubo una época, la de la moviola, en la que el hecho de ver la repetición de una jugada a cámara lenta ya era toda una revolución. Ahora ya nos hemos acostumbrado a estos avances, sin embargo, la tecnología en el fútbol está encontrando mayores resistencias que en otros deportes.

Hay quien, como Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid, dice que el fútbol perdería la esencia… De qué íbamos a hablar los medios de comunicación y los aficionados después de un partido, si el árbitro no se equivoca…

Sin embargo, qué quieres que te diga. Me parece un atraso que un gol que no ha existido suba al marcador… o viceversa. Porque con los sistemas tecnológicos del momento se puede dictar un veredicto más justo en cuestión de segundos y así evitaríamos que algunos partidos tengan que decidirse en los despachos y no en el terreno de juego

Tecnología en el fútbol

Imagen 1 De 10

Tecnología en el fútbol: ojo de halcón

En tenis ya se aplica desde hace muchos años el ojo de halcón (hawk eye, en inglés) y son los jugadores los que deben solicitarlo un número limitado de veces a lo largo de un partido. Es sencillo, fácil, visual y preciso, con lo que no hay duda ante el resultado final.

Hagamos un repaso a algunas de las aplicaciones de la tecnología en el fútbol y cómo ha cambiado este deporte en los últimos años.

Tecnología en el fútbol: Reconocimientos médicos más sofisticados

La tecnología en el fútbol empieza antes de que el jugador estrene la camiseta de su nuevo equipo. Con el paso de los años, los equipos han sofisticado sus reconocimientos médicos previos para detectar dolencias o enfermedades sobrevenidas que en caso de resultar graves y haber sido ocultadas deliberadamente, podrían significar la ruptura automática del contrato por mala fe de una de las partes.

Tecnología en el fútbol: reconocimiento médico

Para ello los clubes de fútbol someten a los futbolistas a todo tipo de tests: pruebas de esfuerzo, electrocardiogramas, etc. Es muy difícil que se les escape un deportista que está tocado.

Tecnología en el fútbol: tratamientos experimentales y recuperaciones milagrosas

La investigación científica y tecnológica ha llevado a mejorar la calidad de vida de los futbolistas. Por un lado, se ha trabajado en la prevención de las lesiones y, por otro, en que los tratamientos sean menos invasivos, en algunos casos experimentales y acortar así los tiempos de recuperación. Lesiones que hace 30 años podían dejar a un futbolista en dique seco para una temporada completa, ahora mismo pueden estar curadas en un par de meses.

Los avances de la electroestimulación para la regeneración ósea, la cirugía laparoscópica y la medicina preventiva son algunos de los campos en los que la tecnología ha avanzado a grandes pasos en el mundo del fútbol.

Tecnología en el fútbol: vídeo-análisis

Hace ya muchos años que los técnicos repasan en vídeo los partidos más significativos de sus rivales para preparar los partidos. Descubrir los puntos débiles y fuertes del contrincante y obtener así ventajas tácticas. Las sesiones de vídeo en los entrenamientos y las concentraciones de los equipos para estudiar al rival están ya a la orden del día.

Tecnología en el fútbol: equipación de los futbolistas

La tecnología ha cambiado muchísimo el equipamiento de los deportistas en los últimos 20 años. Las prendas ya son técnicas, cada vez más finas, transpirables y mantienen mejor el calor corporal en invierno o van microperforadas para aumentar la ventilación en las épocas calurosas. Cada vez se han hecho más finas y van más ajustadas al cuerpo del futbolista. Tejidos mixtos según la zona del cuerpo, con partes más o menos elásticas para favorecer la libertad de movimientos del futbolista o aumentar la protección.

Tecnología en el fútbol: historia de las botas Adidas

Las botas de fútbol son quizás uno de los elementos que más han cambiado, así como el balón de juego. Las primeras, ayudan a mejorar el rendimiento del futbolista, su técnica y la protección de su pie, previniendo lesiones. El segundo ayuda a una mayor facilidad del juego, es más resistente a la humedad, polvo, temperaturas extremas, etc.

Tecnología en el fútbol: el árbitro conectado

Toda la ayuda que se le pueda prestar al juez de campo para tomar las decisiones más justas en el menor tiempo posible en el terreno de juego son bienvenidas. El equipamiento tanto del árbitro como de los jueces de línea sí ha sufrido toda una revolución.

Tecnología en el fútbol: árbitro conectado

Ahora los jueces de línea pueden confirmar por medio de pulsadores en los banderines la validez o no de una jugada y el árbitro recibe las indicaciones al instante mediante un receptor situado en un brazalete. Además llevan un intercomunicador y relojes que recogen todos los datos. Es lo que llamamos el árbitro conectado. Atrás quedó la era en la que el árbitro principal tenía que tomar las grandes decisiones en solitario, dando lugar a situaciones tan rocambolescas como el famoso “Rafa, no me jodas” del que se cumplen ya 2o años.

Mira ese episodio ya mítico del fútbol español en el player de abajo:

Con las nuevas tecnologías esto es más difícil que vuelva a suceder.

Tecnología en el fútbol: el videoarbitraje

Todo parece indicar que en un futuro no muy lejano los partidos de fútbol serán supervisados en tiempo real por un equipo de jueces en una sala de control, que se servirá de las imágenes de las cámaras para rectificar las decisiones arbitrales si los jueces de campo han cometido algún error. La preocupación de quienes miran al videoarbitraje con recelo es que el juego sufra parones o se ralentice.

Sin embargo, en otros muchos deportes como el motociclismo o el automovilismo, esto ya se aplica, de forma que la dirección de carrera supervisa los momentos, situaciones o lances de carrera dudosos y toma decisiones sobre la marcha, mientras la carrera todavía se está disputando. En ocasiones el veredicto es una penalización a un piloto que se ha adelantado en la salida y tiene que pasar por el pitlane, o puede ser la exclusión de un deportista por haber puesto en peligro a los rivales o haber hecho maniobras antideportivas.

En el caso del fútbol esto equivaldría a anular un gol unos minutos después de que haya subido al marcador o expulsar a un jugador por una acción antideportiva cometida con antelación. En raras ocasiones habría que detener el juego, a no ser que fuera la última jugada del partido.

Tecnología en el fútbol: el ojo de halcón

Ya nos hemos habituado a verlo en deportes como el tenis y estoy seguro de que se va a instalar en el fútbol como un estándar. En primer lugar, porque aunque lo que vemos nosotros, esa repetición virtual de la jugada solo con el balón y la portería, dura unos segundos, es una tecnología que le envía al árbitro la orden “gol” o “no gol” al reloj de su muñeca en tiempo real.

 Tecnología en el fútbol: ojo de halcón

Los sensores detectan inmediatamente si la pelota ha traspasado completamente la línea de gol y se lo hacen saber al árbitro en décimas de segundo. De forma que no notaríamos prácticamente la diferencia. El sistema por el cual se ofrece la repetición virtual de la jugada es muy visual, por lo que el espectador lo entiende enseguida.

En segundo lugar, porque un gol de más o de menos puede cambiar totalmente el signo de un partido de fútbol. Sería absurdo que, teniendo una tecnología al alcance de la mano, no la adoptemos por un romanticismo mal entendido.

Ni cualquier tiempo pasado fue mejor, ni darle la espalda a la historia… Cada época tiene sus cosas y hay que adaptarse y mejorar.

Si te ha gustado esta noticia y quieres más, date de alta en nuestra newsletter:

Deja un comentario